jueves, 27 de febrero de 2014

Para ver en casa: Confessions (Kokuhaku) dirigida por Tetsuya Nakashima.


Hace poco nos encontramos con esta joya del cine asiático del 2010, una cinta que te atrapara desde el primer instante.
El argumento como tal esta basado en un ensayo teatral, en si la historia se desarrolla a partir de monólogos contados por diferentes personajes.
La historia nos narra sobre Yuko Moriguchi, una profesora de preparatoria, la cual, anuncia su retiro confesandole a su clase que su hija Manami fue asesinada por dos alumnos de su clase a quienes denomina "Alumno A" y "Alumno B". 
A modo de venganza con los dos alumnos que asesinaron a su hija, la profesora pone sangre de su marido muerto por SIDA en los cartones de leche que bebieron los asesinos. 
A partir de ahí, el resto de la película son una serie de narraciones en primera persona de los dos estudiantes, en torno a dicho evento.



Para el siguiente curso, hay un nuevo profesor llamado Moriguchi y el "Alumno A" continua yendo a clase mientras que el "Alumno B" se recluye en casa pues desarrolla un cierto tipo de histeria. Poco a poco vamos enterándonos  que el "Alumno A", quien planeó el asesinato, no consiguió matar a la niña por una descarga eléctrica, sino que se ahogó cuando el "Alumno B" la tiró a una piscina para simular un accidente.
El "Alumno B" está preocupado porque pronto morirá de SIDA, negando a estar aseado, ya que el pelo sucio y el olor a sudor le recuerdan que aun sigue vivo y se recluye en su habitación, la madre del muchacho esta desesperada, al no saber que hacer con el extraño comportamiento de su hijo, al no haber esperanza decide poner fin a la vida de su hijo, sin embargo, termina asesinado por este, el cual es detenido por la policía.
El "Alumno A" describe cómo su madre, descontenta con el papel de ama de casa y arrepentida de haber abandonado la investigación científica, los abandonó a él y a su padre cuando él era pequeño. Él quiere llamar la atención de su madre y obtener su reconocimiento, ese trauma infantil le lleva a recorrer el camino desde sus primeras y bienintencionadas invenciones hasta la disección de animales y el asesinato. El primer invento que patenta, un monedero eléctrico anti-ladrones, le hace ganar un premio de la feria de ciencias, pero no llega a ser titular de los periódicos debido a un asesinato sensacionalista que se produce el mismo día. De ahí es que decide matar a alguien y así convertirse en noticia de primera plana.
Tiempo después, el "Alumno A" se hace amigo de una chica, la chica se enamora de él, pero él acaba matándola porque fue la causante de no haber salido en primera plana cuando patentó su primer invento.


En la graduación, el "Alumno A" pone una bomba en la sala de conferencias y planea activarla después de su discurso para obtener la atención de su madre con la matanza. Cuando activa la bomba no pasa nada, pero recibe una llamada de la profesora Moriguchi diciéndole que había llevado la bomba a la oficina de su madre, a quien su propio hijo acababa de matar. Moriguchi aparece en la sala de conferencias y le dice al asesino de su hija, vencido y humillado, que esa era su venganza.


Una genial película llena de suspenso, misterio, drama personal, reflexiva y muy cruda, sin duda una buena película que hará que no nos despeguemos de la pantalla, digna de ver en casa rodeado de nuestros amigos y familiares.



No hay comentarios:

Publicar un comentario