lunes, 10 de febrero de 2014

Recordando los clásicos: La momia, dirigida por Karl Freund en 1932


Si hablamos de momias, sin duda tendremos que hablar de esta película dirigida por  Karl Freund y con la actuación estelar de ese gran genio del terror que fue  Boris Karloff.



La película, como es de suponerse, explotó que en ese entonces estaba muy de moda el descubrimiento de la tumba de Tutankamón en 1922 que hizo Howard Carter y su equipo, así como también aprovecharon la fama de la supuesta maldición de dicha tumba que acechó a algunos miembros de la expedición.

La historia nos habla de un sacerdote llamado Imhotep, el cual es vuelto a la vida accidentalmente por unos arqueólogos en una expedición tras leer en voz alta un papiro con un conjuro.



La momia se dirige al Cairo llevando con el el pergamino que lo trajo de nuevo a la vida, su idea es buscar la reencarnación de la que fue su amada en esa vieja vida como sacerdote en Egipto, la princesa Ankhesenamon.



Coincidentemente hay una chica cuyo físico es sorprendentemente similar a la de la ya antes citada princesa, la momia planea raptarla y sacrificarla a fin de que su viejo amor reviva usando su vieja magia egipcia.

Una película llena de misterio, intriga y terror, si lo tuyo son cintas de momias en blanco y negro, este es un filme que no debes perderte.



1 comentario: